Como ahorrar con un calentador de gas

Cómo ahorrar gas en el calentador

En el último año, muchos clientes se quejan del aumento en la factura del gas. Es natural que en invierno el aumento del consumo de gas sea mayor, ya que los baños suelen ser más largos y con temperaturas más elevadas. Pero debes saber que independientemente de la temporada, el correcto uso y mantenimiento del equipo es un factor fundamental para que descubras cómo ahorrar gas.

En este artículo te presentaremos algunos consejos prácticos para que ahorres dinero, centrándonos principalmente en el correcto uso del equipo. Se trata de medidas sencillas pero importantes, que si se siguen al pie de la letra pueden contribuir a ayudarte a ahorrar y evitar sustos cuando llega la factura cada mes.

Uso consciente del calentador de gas

El primer consejo para ahorrar gas al usar el calentador de gas es concentrarse en su uso consciente. ¿Y qué significa esto en la práctica?

Tienes que estar atento a los hábitos de baño de todas las personas que viven en la vivienda. En determinadas épocas del año, especialmente en invierno y en los días más fríos, es natural que las personas pasen más tiempo en el baño. Al fin y al cabo, uno de los objetivos de tener un calentador de gas es precisamente brindar mayor comodidad. En familias numerosas, esto tendrá un gran impacto en el consumo.

Así que concéntrate en duchas más cortas. La duración de 5 a 10 minutos suele ser suficiente para darse una buena ducha. Si tú y tu familia hacéis baños de 15 minutos cada uno, pasando a 5 o a 10 puedes reducir tu factura de gas en un 50%, además del ahorro de agua que hoy en día también se debe tener en cuenta.

Como ahorrar en el calentador de gas

Estar atento a las duchas de alto flujo

Otro consejo importante sobre cómo ahorrar gas en el calentador está relacionado con el flujo de la ducha. El caudal no es más que el volumen de agua que la ducha es capaz de liberar, normalmente calculado en litros por minuto. Y la instalación de cabezales de ducha de alto flujo afectará directamente el consumo de gas de tu calentador.

Especialmente en los modelos digitales de calentadores de gas, que tienen una llama auto-modulante (que ajusta automáticamente su tamaño e intensidad según la necesidad), el impacto es bastante grande. Esto se debe a que cuanto mayor sea el volumen de agua que pasa a través del calentador de gas, mayor será la llama y, en consecuencia, se consumirá más gas.

En el caso de los calentadores de gas mecánicos, es un poco diferente. Como tienen una llama fija, esto no afectará automáticamente el consumo de gas. Sin embargo, los propios usuarios de este tipo de calentador acaban regulando la llama manualmente, por regla general con una llama mayor.

Por mucho que las duchas que se encuentran más comúnmente para vender tienen alrededor de 10 a 12 litros por minuto de flujo de agua, también es posible encontrar duchas económicas de 6 a 8 litros. Puede que no parezca una gran diferencia, pero al final del mes tiene un gran impacto en tus facturas de gas y agua.

Instalación de limitadores de flujo

Si tu factura de gas es demasiado alta, una posible solución, además de comprar duchas con menor caudal, es la instalación de limitadores de flujo en las duchas ya existentes. Es una pieza que se instala junto a la ducha para reducir su caudal. De esta forma se puede ahorrar gas, ya que cuanta menos agua pase por el calentador, menos gas se necesitará para alcanzar la temperatura configurada en la pantalla digital en el caso de los calentadores de gas digitales o incluso configurada manualmente en el caso de los calentadores de gas mecánico.

Por lo tanto, los limitadores de flujo son muy eficientes para reducir el consumo de agua y gas. Ahora es importante destacar que no basta con instalar un limitador solo si tienes la costumbre de tomar baños prolongados. Lo ideal es instalar esta pieza y combinarla con la reducción del tiempo del baño. De esa forma, garantiza un buen ahorro de gas a fin de mes.

Limitadores De Flujo en calentadores de gas

Configurar la temperatura del agua correctamente

Un consejo fundamental para que descubras cómo ahorrar gas en el calentador es no utilizar la temperatura máxima del equipo. Muchas personas al configurar la temperatura del agua del baño, ya sea en el calentador de gas digital o mecánico, terminan configurando la temperatura máxima disponible.

Entonces, a medida que la temperatura del agua aumenta excesivamente, para tomar una ducha es necesario mezclar agua fría para alcanzar una temperatura agradable. En la práctica, estás calentando el agua mucho más de lo que necesitas, por lo que consumes más gas. Y, por supuesto, esto impacta directamente en tu cuenta a fin de mes. Además, mezclar agua fría puede generar otro problema, que es el desequilibrio hidráulico.

La forma más recomendada de usar tu calentador de gas es ajustar la temperatura del equipo lo más cerca posible de la temperatura agradable del baño. En los calentadores de gas digitales esto es muy fácil, ya que tienen una pantalla digital donde puedes poner la temperatura exacta del baño. En el caso de los calentadores mecánicos de gas, esto puede resultar más complicado, ya que todo su ajuste es manual.

Incluso si necesitas mezclar agua fría, lo ideal es utilizar la menor cantidad de agua fría posible al bañarte. De esta forma evitas problemas con el apagado del calentador de gas durante el baño y optimizando el consumo de gas. Además, también evitas accidentes con temperaturas del agua muy elevadas. 

Verificar la llama de tu calentador

Hay que estar atento a cualquier anomalía en el funcionamiento de tu calentador de gas es muy importante si planeas ahorrar dinero. Especialmente en lo que respecta a la llama del equipo. En el caso de los calentadores de gas digitales, debe conocer los posibles códigos de error que señalarán cualquier problema con la quema de gas de tu equipo. Y esto puede impactar directamente en el aumento del consumo.

Si tu calentador de gas es mecánico, en el exterior encontrarás una pequeña rejilla o pantalla acrílica que le permite ver cuándo se enciende la llama. De esa manera, puede ver si es amarillo, y esto es una señal de que el gas se está quemando de manera irregular.

La llama amarillenta significa que la quema es con menos oxígeno que gas, por lo que el equipo empieza a «arrojar» más gas pensando que no hay suficiente gas. Esto se debe a que el calentador pierde mucha eficiencia cuando la llama es amarilla, ya que se calienta menos.

Y aquí también es importante destacar el aspecto de seguridad y posibles daños al calentador de gas. Esta combustión irregular genera un volumen mucho mayor de monóxido de carbono. Y además del riesgo para la salud, el monóxido de carbono también es una sustancia corrosiva. A su vez, además de que tu calentador de gas se dañe, el conducto de escape también se deteriora, provocando fugas que pueden ser fatales.

llama en el calentador de gas

Realizar un mantenimiento preventivo del calentador

Realizar un mantenimiento preventivo es fundamental para poder ahorrar gas en el uso del equipo. Con el tiempo, la suciedad, el polvo, los hilos de tela y otros desechos se acumularán en el equipo. Y esto puede afectar el aumento del consumo de gas. Esto se debe a que la suciedad reduce la eficiencia del calentador de gas y, en consecuencia, puede aumentar el consumo de gas.

Mucha gente compra el equipo y solo realiza el mantenimiento preventivo años después, cuando algo anda mal con el equipo. Todo este tiempo sin realizar el procedimiento de mantenimiento preventivo es extremadamente perjudicial.

Lo correcto es realizar un mantenimiento preventivo una vez al año para uso residencial del equipo, y al menos una vez cada seis meses para uso comercial más intenso. De esta forma garantizas que el equipo funciona correctamente con la máxima eficiencia.

Fuga de gas

El mantenimiento preventivo es importante no solo para evitar defectos y anomalías en el calentador de gas. Una de las situaciones que pueden contribuir al aumento del consumo de gas son las situaciones de fugas de gas en el lugar de instalación. Y aquí no estamos hablando del gas que genera la combustión en el calentador, sino del gas virgen (que puede ser GLP o incluso Gas Natural).

Si tiene algún problema relacionado con fugas de gas, el técnico identificará el problema y realizará las pautas adecuadas para su resolución.

Disfruta de todos los beneficios del calentador de gas

Como has visto en este articulo con algunas medidas adoptadas diariamente puedes ahorrar en tu factura al utilizar el equipo. El uso inadecuado del calentador de gas puede representar un aumento considerable de los gastos a fin de mes, por lo que es importante prestar la máxima atención al uso de tu calentador de gas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat