pulgar radiador paso a paso

Pulgar un radiador guía paso a paso

Si tus radiadores no se calientan correctamente o tienen puntos fríos, es posible que necesites purgarlos.

No te preocupes, esta es una solución simple que cualquiera puede hacer. Encontrarás una guía a continuación que muestra cómo purgar un radiador en unos pocos pasos rápidos. No solo mantendrás tu casa más caliente, sino que también te ahorrarás dinero.

¿Por qué necesitarías purgar un radiador?

Los radiadores necesitan purgarse cuando tienen aire atrapado dentro de ellos. Este aire atrapado detiene el agua caliente que circula alrededor del radiador. Eso puede enfriar el radiador en la parte superior, pero calentar en la parte inferior.

Esto significa que tu sistema de calefacción central no funciona de manera eficiente y puede llevar más tiempo calentar tu habitación. También puede costar dinero, ya que tus facturas serán más altas.

También es posible que debas dejar salir el aire atrapado si tienes radiadores ruidosos que hacen ruidos de golpeteo, chirridos o gorgoteos.

Se recomienda purgar los radiadores una vez al año, incluso si funcionan correctamente.

Cómo Pulgar un radiador

Lo que necesitarás:

  • Una llave del radiador: puedes obtenerla en una tienda de bricolaje.
  • Un trapo o bayeta para recoger el agua que pueda caer.
Diagrama que muestra una mano que gira una llave del radiador en sentido antihorario para abrir la válvula ubicada en la esquina superior derecha de un radiador
  1. Apaga la calefacción. No se puede purgar un radiador cuando la calefacción está encendida, ya que puede estar demasiado caliente para tocarla. 
  2. Usar la llave del radiador para girar la válvula en la parte superior del radiador. Acoplar la llave a la ranura cuadrada en el centro de la válvula como se muestra en el diagrama y girar lentamente en sentido antihorario. Deberías escuchar un silbido. Este es el escape de aire atrapado. Usa tu paño para atrapar el agua que sale.
  3. Vuelve a apretar la válvula una vez que el silbido se detenga y solo salga líquido. Hacer esto rápidamente para evitar que se escape mucha agua.
  4. Vuelve a encender tu sistema de calefacción central.
  5. Comprueba la presión mirando el medidor de tu caldera. El sangrado de sus radiadores pueden hacer que la presión disminuya. Si la presión es demasiado baja, deberás recargarla. Usa la palanca o el grifo de tu caldera, conocido como el bucle de llenado.
  6. Comprueba si tu radiador se está calentando correctamente. Si el calor se distribuye uniformemente a través del radiador, has solucionado el problema.

El aire atrapado no es el único problema que puedes tener con un sistema de calefacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat